UTOPIAS 2017 Huaycos de barro y Luz

SI LOS PERUANOS fuesemos capaces de canalizar el inmenso río de solidaridad que hoy inunda las mentes, los corazones, las manos, los pies y el día a día de miles y miles de personas y grupos que se organizan en equipo generando espontáneamente esta maravillosa maratón, Ayni de apoyo y reconocimiento cariñoso a los hermanos en desgracia…
Si tan solo una parte de este inmenso río de alegría de dar de beber, de dar de comer.., de abrigar y calzar al que todo lo perdió.., al que quizá nunca tuvo, o casi nunca tuvo nada, se canalizara hacia nuestra presencia y participación en la vida pública, y en la defensa de nuestro territorio y patrimonio
Sería tan, pero tan natural la participación ciudadana plena, que podríamos alcanzar la madurez cívica e integrarnos todas las sangres revirtiendo por fin males seculares  de nuestra República como la corrupción y el centralismo entre otros..
Porque entonces haríamos SI, auténtica vigilancia a los funcionarios y gobernantes de turno ejerciendo nuestro derecho-deber a gobernarnos y administrar nuestro patrimonio desde dentro, nuestro derecho a ser nosotros mismos desde cada comuna y desde cada organización que formemos y que de veras nos represente.
El famoso Desarrollo sostenible- término acuñado como apetecible zanahoria liberal para alcanzar el llamado “estado de bienestar”- pero el único auténtico, el que a gritos queremos, es el desarrollo social-inter-cultural, el que algún día como soñaron Vallejo, Arguedas y Porras, quizá nos vertebre como nación de naciones que somos..

Y Reconocida entonces nuestra auténtica valía en nuestras maravillosas diferencias y en nuestro multi-cultural y policéntrico poder para dar soluciones humanas y respetuosas al hipertrófico y confundido mundo que vivimos. Reconocido entonces por nosotros mismos nuestro genuino mestizaje antañón y plurisecular que no requiere de recetas “globales” para ser lo que de verdad ES y su enorme potencial bio-diverso.
Así alcancemos con firmeza lo que estamos viendo y viviendo ya con este AMAZONAS desbordado de solidaridad generosa y espontánea.., con este gran río de peruanidad que nos muestra que SÍ PODEMOS, que no es tan difícil transferir al ámbito ciudadano la respuesta sensible, solidaria y racional que restituya a la política su auténtica medida y sentido para así,  ejercer la soberanía plena y la capacidad de auto-gobierno que nuestros pueblos merecen en un país difícil, pero noble y hermoso como es nuestro PERU.